miércoles, 3 de mayo de 2017

Mosquetones

La gran diversidad de utilizaciones que se le puede dar a un mosquetón van desde punto de seguro en cintas exprés, hasta de llavero para las llaves del coche. De este modo, encontraremos diferentes tipos, materiales, tamaños y resistencias para las distintas utilizaciones que les vayamos a dar, así que podremos clasificarlos de diversas maneras.

Materiales.
Acero galvanizado. Utilizados principalmente en espeleología. Son pesados, más "duros" (resistentes al roce y mordida de cuerdas y de otros mosquetones) y por regla general económicos.
Aluminios 7075 y 7010. Vulgarmente llamado Zicral incorpora, además del aluminio, pequeños porcentajes de cinc, cobre, magnesio, cromo, manganeso, titanio y circonio. Esta aleación resulta fácil de moldear en estado recocido, aunque después de un tratamiento térmico llamado T6, adquiere una gran resistencia, parecida a la del acero, pero con un peso relativo muy inferior. Se utilizan en escalada y alpinismo. Son más resistentes a la tracción, más ligeros y más caros que los de acero.

Sistema de fabricación
Existen varios sistemas para la fabricación de un mosquetón, aunque los más usados son:
Se corta y dobla la varilla metálica con la forma deseada y luego se le estampan de un golpe los encajes de la leva.
En un molde, se forja el mosquetón en caliente (450 º C) mediante un fuerte golpe. Este proceso suele ser empleado por HB, DMM y PETZL y aunque resulten más caros, mejoran en su resistencia, sobre todo con la leva abierta.

Proceso de fabricación
Partiendo de una barra de material se mecaniza y trabaja hasta alcanzar su aspecto y características finales.



Tipos de cierre
Con seguro. Es una 'tuerca' dispuesta en el gatillo o leva, que evita, una vez cerrado, que se abra de forma accidental. Indispensable para los mosquetones que empleemos para sujetar el descensor al arnés, en las reuniones o en lugares similares donde golpes o movimientos involuntarios puedan provocar su abertura. Algunos modelos, para mayor seguridad incorporan sistemas automáticos que obligan, además de desenroscar, a realizar otro movimiento para poder abrir la leva. También existen modelos en los que para abrirlos y en caso de que el seguro esté atascado, puede utilizarse una llave inglesa que se adapta perfectamente a la forma de la rosca.
Levas curvas y rectas
Las levas curvas se utilizan en los extremos de las cintas exprés para pasar las cuerdas en escalada deportiva. Su diseño facilita la entrada de la cuerda al mosquetón y su máxima abertura suele ser superior que en el caso de las levas rectas.

Levas curvas y rectas
Las levas curvas se utilizan en los extremos de las cintas exprés para pasar las cuerdas en escalada deportiva. Su diseño facilita la entrada de la cuerda al mosquetón y su máxima abertura suele ser superior que en el caso de las levas rectas.

Sistema Keylock Sistema patentado que utilizan unos pocos fabricantes. El mosquetón tiene una parte hembra y otra macho, fresadas en mosquetón y cierre. Este sistema evita 'morder' la cuerda, las cintas o los dedos, además de carecer de pin en la leva, que es la parte más delicada del conjunto.


Formas
Ovales o simétricos

Es la forma más útil para rapelar. Ideales como auxiliares, ya que, por su forma, permiten colocar más material. Difícilmente se giran bajo carga. Se utilizan básicamente en espeleología y para trabajar con poleas, bloqueadores y para trabajos industriales.
Asimétricos
Son los más utilizados. Su forma facilita el poder cogerlo cómodamente y la rápida introducción en las plaquetas.
En 'D'
Sus dos extremos son prácticamente iguales. Cada vez se encuentran menos de este tipo, aunque, por su forma y gran resistencia, resultan muy útiles para las reuniones, el rescate y el trabajo.
HMS o en 'pera'
Ideales para llevar el '8', hacer nudos dinámicos e incluso para llevar los fisureros o friends.
Existen además otros modelos no tan comunes que mejoran las prestaciones que se necesitan de un mosquetón en determinadas ocasiones.

Recomendaciones
Aunque resulte algo más caro, es interesante adquirir mosquetones que hayan sido testados individualmente, ya que es la única manera de asegurar su total fiabilidad.
Nunca deben usarse 2 o más mosquetones sin cierre de seguridad dispuestos en cadena (engarzados unos a otros), ya que cualquier giro podría abrirlos.
No debemos abrirlos mientras estén bajo carga, ni cargarlos estando abiertos, pues su resistencia disminuye sustancialmente.
Vigilar que el mosquetón trabaje correctamente, ya que la resistencia longitudinal suele ser 3 o 4 veces superior a la transversal.
Controlar regularmente su estado, cuidar que no tengan contacto con sustancias alcalinas y lavarlos rápidamente con agua dulce si se mojan en agua de mar. El resorte de la leva debe ser limpiado y engrasado de vez en cuando.
Los mosquetones que hayan sufrido un fuerte impacto por caída de un escalador o que pese a estar engrasados no cierren bien, deben ser inmediatamente desestimados.
Una cinta demasiado ancha disminuye la resistencia de un mosquetón, ya que aleja el eje de tracción del cuerpo del mosquetón.

La leva del mosquetón debe quedar en dirección opuesta a la progresión, o de lo contrario puede abrirse en el momento de la caída.


El nudo ballestrinque sobre un mosquetón nos ayudará a asegurarnos rápidamente, permitiendo regular la longitud al seguro.


El nudo doble italiano (ballestrinque en doble), facilitará el descenso de pesadas cargas.


Los mosquetones como descendedores de emergencia
Solamente deberán utilizarse mosquetones provistos de cierre de seguridad, observando en su utilización que estén perfectamente cerrados y asegurados.


Los mosquetones como bloqueadores de ascenso o freno de seguridad
En caso de emergencia y al no disponer de un bloqueador, puede combinarse el mosquetón con un cordino para improvisar un bloqueador de emergencia. Antes de su utilización deberá comprobarse si realmente bloquea.




No hay comentarios:

Publicar un comentario